img_3277

En un mundo tan sobrecargado de estímulos visuales como el que vivimos, ávido de cosas diferentes y que puedan considerarse originales, es tarea difícil captar la atención del espectador. Nuria Ruiz-Vernacci lo logra de forma aparentemente sencilla, pero con el mayor valor que supone conseguir al mismo tiempo transmitir ideas y emociones. Y es que en un mundo en el que el arte parece condenado a intentar sorprender mediante la utilización, en demasiadas ocasiones, de lo atrevido, lo escandaloso y lo transgresor, resulta casi imposible ver algo que Nuria logra con pasmosa facilidad. Mediante la mezcla de diferentes estilos y técnicas, valientemente combinadas para obtener cuadros con una plasticidad que sorprende por la complejidad que emana de su propia sencillez, nos acerca a su personal visión de elementos de la naturaleza que despiertan el lado más sensible el artista.

Espacio Cultural SDI se complace en albergar durante este mes de octubre una selección de obras de esta magnífica pintora que logra atrapar la mirada del visitante mientras invita los elementos contenidos en cada obra, como si se tratara de un juego de los niños protagonistas de sus cuadros, detalles a veces tan huidizos como los pájaros que retrata. Retazos de criaturas, humanas y animales, impregnadas de un profundo amor por la naturaleza que, al contemplarlas, logran arrancar una sonrisa hasta del rostro más impenetrable.

Ricardo Hernández (Comisario de la Exposición).